Rafa Nadal afirmó que su ilusión es volver a jugar y sentirse competitivo

El tenista Rafa Nadal (c) asiste al partido correspondiente a la jornada 5 de LaLiga que disputan este domingo Real Madrid y Real Sociedad en el estadio Santiago Bernabéu, en Madrid. EFE/ Juan Carlos Hidalgo

 

El tenista español Rafa Nadal afirmó que su ilusión es “volver a jugar” y volver a sentirse “competitivo” y aclaró aunque el 2024 “posiblemente” sea su último año como ya dijo, no lo puede confirmar “al cien por cien”.

“Me gustaría volver a jugar y volver a ser competitivo. La ilusión no es volver y ganar Roland Garros o Australia, que la gente no se confunda. En la época en la que estoy de mi vida todo eso queda muy lejos. No digo que sea imposible, porque las cosas en el deporte cambian muy rápido. Pero no soy un iluso, soy consciente de las dificultades a las que me enfrento”, explicó.





“Una es insalvable, la edad. Y la otra son los problemas físicos que no me dejan entrenarme al cien por cien habitualmente. La unión de esas dos cosas hace que aspirar a algunos objetivos se antoje muy difícil o casi imposible. Eso no me quita la ilusión porque mi ilusión es volver a jugar y volver a sentirme competitivo. Después veremos dónde estoy y a partir de ahí me marcaré unos objetivos u otros”, añadió en una entrevista con Movistar Plus.

Sobre el 2024, indicó: “Dije que posiblemente fuera mi último año y lo mantengo. Pero no lo puedo confirmar al cien por cien. Lo hago con un ejercicio de total naturalidad, no lo puedo contestar porque no lo sé yo. Hay muchas posibilidades de que sea mi último año porque veo cómo está mi cuerpo, pero no sé cómo estará en 3 ó 4 meses, siempre estoy abierto a lo que pueda deparar el futuro”.

“No tengo claro qué quiero hacer en el 2024, porque por mi forma de ser no lo puedo tener claro. Para mi la forma de encarar el año cambia por completo si uno tiene unos objetivos u otros. No puedo contestar a esa pregunta porque no lo sé. Ahora mismo no tengo ni la necesidad de responderme a mi”, señaló.

Es por ello que su calendario está en el aire: “Soy realista y cauto porque la vida me ha llevado a eso. Uno nunca sabe dónde puede estar. ¿Cambia el escenario si en la temporada de tierra pienso que tengo alguna posibilidad real de ganar Roland Garros o no? Claro que cambia la forma de hacer el calendario”.

“Si creo que tengo alguna posibilidad de ganarlo, tendré que elegir qué torneos jugar. Si siento que puedo jugar pero no estoy en condiciones, por diferentes motivos, de ganar o de tener opciones ahí a lo mejor me puede apetecer hacer una gira de despedida de una manera más a título sentimental. Son respuestas que no puedo dar”, expresó.

Nadal no piensa dónde quiere disputar su último partido oficial: “No lo sé porque no sé cuándo podré jugarlo ni dónde va a ser, no lo tengo previsto. Creo que va a ser mi ultimo año pero… ¿y si de repente estoy perfecto? ¿si me siento bien, me he recuperado por completo y me apetece seguir por qué tengo que decir ahora una cosa que no sé?”.

“Soy cauto, cuando sepa la respuesta la voy a decir. Vivo el día a día con la opción de darme la oportunidad de tener la opción de decidir. Y ahora mismo no me quiero plantear otra cosa porque uno no puede estar pensando cada día. Voy trabajando y después mi físico y mi estado mental me dirá qué me permite”, exteriorizó.

Nada, que anunció que también ha aprovechado su parón para operarse de la cadera además del psoas, analizó la figura de su compatriota Carlos Alcaraz: “Tiene la juventud, la potencia, la proyección de alguien muy muy grande. Pero después en las carreras de cada atleta pueden pasar muchas cosas, y hay veces que tampoco dependen de uno mismo. Hay que ser cautos”.

“Si le tuviera que decir algo es que siga mejorando. Tener la ilusión de seguir mejorando es lo que te mantiene motivado, es lo que a mí me ha mantenido motivado toda mi carrera. Ir a entrenar por entrenar me aburre profundamente, me divierte ir a entrenar porque me ilusiona mejorar. Después lo mejoro o no, pero voy a entrenar con esa ilusión”, comentó.

Asimismo reconoció que ha estado cinco semanas de vacaciones en el mar y que cuando no juega ve “muy poco” tenis “por pura desconexión” y que cuando lo hace no le cambia el carácter: “Me cambia el carácter cuando tengo mas dolor de la cuenta. Vivir con dolor diario es más complicado. Ahora no vivo sin dolor, pero vivo con un dolor controlado que no me amarga la vida. Por ello mi carácter está bien”.

“Estoy más triste o más “jodido” cuando tengo más dolor de la cuenta. Tengo un pie muy mal y muchas veces no me deja vivir tranquilo, muchas veces me cuesta bajar la escalera de casa por las mañanas. Cuando eso ocurre, que ocurre, es difícil estar muy feliz”, afirmó.

Sobre la experiencia como padre, aseguró: “A mi siempre me han gustado los niños en general, pero si es el de uno mismo aún más. Hay días mejores y otros peores, pero si realmente necesito descansar bien voy a hacerlo. Soy un padre de estar mucho con él en casa, de cogerlo, de tener dolor de espalda por tenerlo encima. A veces salgo con él a pasear en el carrito alrededor de mi casa, lo que hace todo el mundo”.

Por otro lado trató cómo será su vida cuando cuelgue la raqueta: “Tengo muchas cosas por hacer, muchos proyectos que ya están en marcha y que van a ir saliendo. Las cosas se irán desarrollando con naturalidad, no tengo ninguna inquietud para eso. Si hoy pongo fin a mi carrera deportiva mañana puedo trabajar en muchas cosas que tengo en marcha”.

“Me atraen proyectos personales, la academia para mi es un proyecto importante. ¿Por qué no me iba a ver entrenando algunas semanas? Sí tengo claro que no va a ser el grueso de mi vida, aunque el deporte siempre va a ser una parte muy importante de mi vida”, completó. EFE